Escondiendo examenes


Quién no ha escondido exámenes mientras estaba en el colegio? Quizá no todos, pero yo sí. Pero también recuerdo como enseñaba y me jactaba de las buenas notas. Al parecer la historia se repite cuando tenemos hijos.

Esta semana en el escritorio de mi hijo aparecieron exámenes, aparentemente escondidos por una mano siniestra. Usualmente sus bajas notas son 14, 15 y no siempre saca esas bajas notas (aquí en Perú se evalúa sobre 20) pero esta vez tenía 10, 11. Lo curioso es que estos últimos días él venía contento diciéndonos que se había sacado buenas notas y nos las mostraba, también venían felicitaciones en la agenda, y por eso pensábamos que todo estaba bien. Pero no, las cosas no estaban bien, se había atrasado algunos cursos por estar haciendo no se que durante la clase, no cumplió con una tarea importante por estar tomando fotos en un paseo y ahora estaba en problemas. La verdad saldrá a luz cuando entregen la libreta de calificaciones en las próximas semanas.

Cuántas veces nosotros también, al igual que mi hijo, hemos andado como que si todo estáuviera bien en nuestras vidas, cuando la realidad era otra? Cuántos nos hemos engañado y hemos engañado a otros fingiendo alegrías por las cosas buenas cuando sabíamos que teníamos escondido en nuestro cajón todo lo malo?

Entiendo la preocupación de mi hijo, él sabía que no nos ibamos a alegrar por las malas notas, pero todo tiene una explicación, las cosas se pueden conversar, si es necesario un castigo se le daría, pero si no creíamos conveniente no. Podríamos ayudarlo y ver en que estaba fallando. Pero no, él sacó sus propias conclusiones y prefirió vivir engañado y engañarnos, la consecuencia a esto sería peor, porque mintió.

Y lo mismo sucede con nosotros a veces, preferimos seguir así por temor a las consecuencias, o por el concepto errado que tenemos de Dios o por la falta de muestra de amor de los que nos rodean.
Y vivimos mintiendo, engañando y engañandonos, y nos olvidamos lo que nos dice Dios en su Palabra: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Hb 4:16

No escondamos, no guardemos, seamos libres y presentemos a Dios todas nuestras culpas, nuestras cargas, nuestros pecados y hallaremos oportuno socorro, la ayuda que necesitamos en el momento indicado. Mi hijo está aprendiendo una gran lección y de cada situación diaria podemos aprenderla nosotros también.


Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén

7 comentarios :

Andrea y Pierre dijo...

Hola mujer: disculpame por no haberte contestado antes, es que como siempre pasando de una cosa a otra sin parar.

Es verdad lo que decis, creo que la sociedad nos ha forjado desde niños para mostrar nuestra mejor cara y con las exigencias de siempre estar impecablemente bien, y esto aumenta me da la impresion.
Mostrar las debilidades es asumir nuestra humanidad no?

te mando un abrazo, y que tengas un hermoso domingo!

andrea

Jorgix dijo...

Hola Jenny aprovecho la oportunidad para no esconder mi saludo por el dia de la madre, espero que sigas teniendo un bello dia en compañia de tu familia.

Yo la pasé super chévere con mi tribu.

Brisa Nocturna. dijo...

Es tristemente comun entre los cristianos el esconder las debilidades y problemas.Parte de la culpa es el querer formar super heroes cristianos en vez de cristianos concientes de su falible humanidad y de la gracia de Dios para con nosotros.

Un abrazo!

PAFIO vuperiodista@gmail.com dijo...

Hola, Hermana Jenny sip tiene mucha razòn, me ha pasado aveces adelantamos juicio y preferimos callar por temor a que diran o que pasarà..sin tomar en cuenta que abrirnos puede ser de gran ayuda y que mejor ante ese trono de gracia....Es algo con lo que Dios a venido tratando estos tiempos en mi vida por eso escribia un post titulado Tengo Errores, en el cual expresaba en parte lo que tambièn sentìa con esos prejuicios que al final lo que hacen es tener consecuencias mayores y peores y meterte en un gran problema...Saludos Hermana y ya la estoy extrañando por aquì por Perù un enorme saludo y abrazo

Gusmar Sosa dijo...

Reflexivo tu post, creo que tienes tda la razòn, no hay por què ocultar eso que pensamos es escandaloso, lo que sucede es que esta sociedad a forjad en nuestras mentes la idea de que los errores y debilidades nos hacen menores a otros, cuando es parte de nuestra cndiciòn humana, y reconocerlo incluso nos eleva màs hacia la presencia de Dios.

Jenny dijo...

Hola a todos
GRACIAS pos pasar por aqui y comentar, tb gracias por los saludos, la pase fuera de casa pero ya llego pronto.
Ayyy!!! hay tanto que aprender dia a dia y no quiero perder la oportunidad de hacerlo, Dios nos da buenas lecciones

BESOS

Isa dijo...

¡Hola Jenny!, corriendo y llegando tarde, pero va mi abrazo y un beso grandote por las festividades a las mamis que ambas compartimos.
Muy lindo tu post y muy cierto ¡sigh!(suspiro), olvidamos que un día todo será revelado.
Besitos.