Halloween

Una interesante entrevista del equipo de bauchavisuales al hermano Humberto Lagos, abogado, doctor en sociología, quien ha sido asesor en temas de derechos humanos y actualmente se desempeña como encargado de los asuntos religiosos para el Gobierno de Chile.




Echando toda vuestra ansiedad sobre él

Es tan común en estos tiempos encontrarse cara a cara con la ansiedad, el estrés, la depresión. Aparecen sin invitación, a causa de cualquier mal rato, decepción, preocupación, miedo, dolor, tristeza. Un día me encontré con uno de ellos y me saludó, pensé que pasaría de largo, nunca imaginé que yo sería su presa y que mi cuerpo se vería afectado. Y es que nada funcionaba con uno de nuestros hijos, por más que nos esforzamos, no hacia caso, no obedecía, siempre tenía un pero o un porque, nos daba la contra, mentía deliberadamente y terminábamos discutiendo y levantándole la voz cada vez, creyendo que de esa manera marcábamos nuestro territorio e imponíamos autoridad.

Esto se había vuelto una carga, una gran preocupación, especialmente para mí, no estábamos llegando a ningún lado, y mi espíritu estaba siendo afectado al igual que mi carácter. Fue así que decidí poner manos a la obra, me preparé para la batalla, hice memoria y tomé todas las enseñanzas, métodos y demás para aplicar en este caso. Pensé que mis métodos serían efectivos al momento, pero reprobé, no pasé la prueba, y realmente en esta área, empecé a sentirme en la oscuridad.

Pero en medio de esa oscuridad personal, mis ojos fueron abiertos (fue lo mejor que me pasó) y vieron lo que nunca antes había querido ver: Una madre que no sabía como ser madre, que fallaba constantemente y no daba al blanco, más bien se alejaba de él, porque había creído que ella podía sola, creyó que los conocimientos que tenía le podrían dar la salida, pero se equivocó. Necesitaba reconocer que sola no podía, que no era en mis fuerzas y que de nada servían mis conocimientos, necesitaba entregar esa carga, necesitaba que alguien la lleve por mí, y ese no era mi esposo (aunque debo reconocer que si de alguien aprendo día a día, es de él).

No podía esperar más y la entregué entre lágrimas reconociendo mi necesidad. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5:6-7. Inmediatamente El la tomó, la puso sobre sus hombros, junto con todas aquellas cargas de los que habían confiado en él. Al instante mi acompañante no invitada, se despidió, y no la volví a ver. Mi mente se despejó, tampoco tenía esos estorbos en los ojos, que no permitían ver con claridad. Y mayor fue mi sorpresa cuando descubrí la verdad: Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 1 Pedro 5:10. Todo eso fue por mí, mi hija no tenía que ver en este asunto, era yo la que tenía que cambiar, era yo la que tenía que responder a Dios y ser perfeccionada, afirmada, fortalecida y establecida en Jesucristo. Y cuando yo cambié, todo a mi alrededor cambio, no por arte de magia, sino por el gran poder de Dios.
2 Corintios 4:16-18, Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.
Foto: Blog Sawebsos

Ideas para Noviembre en Lima

SESAME STREET LIVE 2007
El show educativo más famoso del mundo, 'Plaza Sésamo', llegará a nuestro país. Niños y grandes se divertirán junto a 'Elmo', 'Big', 'Bird', 'El Monstruo de las Galletas' y 'Goover'. En ella participan 26 actores y bailarines de Broadway, que también realizarán actividades benéficas. Este espectáculo irá desde el 22 al 25 de noviembre en el Vértice del Museo de la Nación. Las entradas van desde los 26 soles y se encuentran a la venta en Teleticket de Wong y Metro.

PETER PAN EL GRAN MUSICAL
El primer musical original peruano basado en la novela del escritor inglés James Barrie. Inolvidables melodías, sorprendentes efectos especiales y elaboradas coreografías, hacen este espectáculo único en su género. La temporada se inicia el próximo sábado 3 de noviembre e irá todos los sábados y domingos hasta el 16 de diciembre en el Teatro de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) a las 17:45 hrs. Las entradas estarán a la venta en Teleticket de Wong y Metro y en las boleterías del Teatro de la BNP, el día de la función. El precio es de 20 nuevos soles adultos y 15 nuevos soles niños.
Fuente y foto: www.rpp.com.pe

4 X CUATRO: CUENTOS A TODO TERREMO
4 x Cuatro, Cuentos a Todo Terreno es un espectáculo creado para toda la familia. Partiendo de la tradición de los cuentacuentos, cuatro reconocidos actores nos llevarán de viaje por lugares tanto cercanos como remotos, para contarnos las historias de cuatro escritores. No sólo nos harán reír y conmover, sino también reflexionar acerca de la importancia de mantener intactos los valores del niño, como los son la tolerancia, la confianza y la libertad.
Lugar: Teatro La Plaza ISIL, Av. Maleón de la Reserva 610, local 211, Larcomar. Telf. 6206400 Del 13 de octubre al 16 de diciembre de 2007. Sábados y domingos 4 p.m.
Fuente y foto: www.rpp.com.pe

Amonestación y Disciplina Cristiana (Final)

EL FRUTO DE UNA BUENA DISCIPLINA
Proverbios 29:15,17 nos dice: “La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre. Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma”.
Para muchos padres disciplinar a los hijos significa, según ellos, forzar la arbitraria autoridad paternal. Creen que el hijo disciplinado es aquel que salta cuando oye el ruido del látigo; que no debe bajo ninguna circunstancia expresar una opinión o hacer una decisión; el que obedece sin hacer preguntas, aún de las órdenes más descabelladas. Pero esta no es una forma de criar a los hijos en la disciplina del Señor, ni podemos llamarle “disciplina cristiana”. Esto sería criar a los hijos en un ambiente de violencia.

El extremo opuesto es el de criar a los hijos sin ningún control paternal y por lo mismo sin ninguna disciplina. El niño hace lo que se le antoja y luego domina la vida de los adultos que le rodean. Entre estos dos extremos está el camino que se debe seguir.

Muchos problemas de disciplina surgen por causa de la ignorancia, es decir, se desconoce su verdadero propósito. La disciplina que se practica con sabiduría utilizará la voluntad del niño, enseñándole a que él obedezca porque desea hacerlo, o sea, que el niño anhela obedecer por su propia voluntad. La verdadera obediencia viene de adentro.

Las madres y padres que han renunciado a su deber de disciplinar a sus hijos también han perdido privilegios y alegrías. La disciplina tiene dos funciones principales: la de formar hábitos en el niño que le serán útiles y la de modificar o cambiar todos aquellos que son inservibles o malos. Si un niño posee un mal hábito no nació con él, lo adquirió por medio de la imitación o el aprendizaje. Todo hábito malo debe ser corregido.

Es más fácil e importante prevenir que corregir malos hábitos ya formados. Es por eso que todo padre verdaderamente cristiano se preocupará porque el niño desde su temprana edad adquiera hábitos cristianos. Todo lo que se hace repentinamente es lo que se transforma en hábito. Si deseamos que nuestro hijo se comporte debidamente en la Casa de Dios, nosotros no debemos permitirle, ni una vez que ande libre gateando o caminando por todas partes en el templo, con lo cual le enseñamos reverenciar el lugar donde adoramos a nuestro Dios. Este será un buen hábito.

Cuando los padres imponen una disciplina a base de temor, los hijos obedecen porque es su deber, pero no lo hacen porque lo desean y quieran agradar a sus padres. Tienen miedo de quebrantar la autoridad paterna. ¿Será ésta la disciplina del Señor? Como cristianos, ¿Estamos obedeciéndole por temor o porque le amamos y deseamos honrarle?
Cuando los padres hacen que sus hijos les obedezcan ciegamente y por temor, llegará un día cuando su hijo o hija se revele. La expresión: “Hazlo porque yo te ordeno” no es una razón para que el niño obedezca. Con frecuencia y honestidad los padres deben analizar lo que han dicho. ¿Les gustaría que alguien a quien ustedes necesitan obedecer tomara esta misma actitud? El problema de disciplina abarca no sólo a los hijos, sino también a los padres. Deben estar seguros que están demandando obediencia no sólo por su propio beneficio, sino por el bien de sus hijos. El padre que no practica la disciplina en su propia vida, no podrá imponerla en sus hijos. Si el padre y la madre ganan el respeto y amor de ellos, éstos les obedecerán con alegría. Todo padre que es firme en sus decisiones y cumple lo que promete ganará el respeto y admiración de sus hijos.

El mejor método de disciplinar es el de crear condiciones que evitarán que las faltas se cometan. Vale la pena y paga grandes dividendos hacer que la obediencia sea algo que traiga gozo y satisfacción a todos los miembros del hogar.

Si los padres siempre están haciendo una lista de prohibiciones y están constantemente diciendo: “No hagas esto”, “no hagas lo oro”, impresionarán al niño, y él procurará probar nuevamente. Es mucho mejor buscar el lado positivo para la corrección.

Otra cosa que es importante que los padres sepan es que el juego es algo muy real e importante en la vida del niño. Él lo considera tan serio como el trabajo para el adulto. Muchas veces la desobediencia del niño es provocada porque el padre interrumpe al niño en su juego de una manera sorpresiva y demanda obediencia inmediata. El niño necesita tiempo para hacer los arreglos necesarios en su juego antes de obedecer. Por ejemplo, un niño piensa no venir inmediatamente a comer o acostarse porque está jugando. La niña vendrá con gusto si le advertimos que es tiempo de que acueste su muñeca porque también es hora de que ella vaya a comer o a dormir. En vez de hacer que Juanito interrumpa su juego bruscamente, le podemos decir que debe estar listo para venir a la mesa durante cinco minutos. También le podemos advertir que debe venir tan pronto como termine de descargar su camión.

El castigo puede usarse con niños de cualquier edad, pero si el padre o maestro usa el castigo para cualquier falta y constantemente, su método de disciplina no sirve. Recuerde que con su ejemplo, siendo firme en sus decisiones y cumpliendo lo que promete, usted ganará la admiración, respeto y amor de sus hijos.
Escrito por Elizabeth Cuevas - www.institutoalma.org

Amonestación y Disciplina Cristiana (Parte II)

DISCIPLINA INDIRECTA


¿Qué es importante, lo que se les dice a los hijos o lo que en realidad son los padres? El ejemplo de los padres, lo que los hijos ven en ellos diariamente, es lo que vale mucho más que las palabras. Hay un refrán que dice: “Lo que haces habla tan fuerte que no oigo lo que dices”.
Muy pocos son los padres que están conscientes de que su actitud y conducta impresionan la mente de sus hijos de una manera poderosa y perdurable. La disciplina se necesita demostrar con hechos, pues no sólo consiste en repetir proverbios. Dar instrucciones puede ocupar sólo unos minutos al día, pero disciplinar por medio del ejemplo es un proceso continuo. Es muy importante enseñar la Palabra de Dios a nuestros hijos, pero es más importante aún demostrar la Palabra de Dios en nuestra vida diaria.

La disciplina indirecta enfatiza la influencia silenciosa del ejemplo de los padres en la vida de sus hijos. Un modelo bíblico de una influencia positiva por medio del ejemplo lo encontramos en Ana y su hijo Samuel. Ana era una mujer de oración (I Samuel 2:1-10); tenía gran fe en Dios (I Samuel 1:18); era una mujer de gran dedicación (I Samuel 1:11); era honesta (I Samuel 1:27,28). Todas estas cualidades en el carácter de Ana, fe, oración, amor, dedicación y honestidad, fueron la influencia callada que ejercía su vida sobre su hijo. Su ejemplo jugó un papel muy importante en el desarrollo del carácter espiritual de Samuel. Si estudiamos detenidamente la vida de él descubriremos las mismas cualidades que observamos en Ana.

Los niños son lo que son sus padres. De ellos aprenden por medio de su vida religiosa y espiritual durante las veinticuatro horas del día y los siete días de la semana. Es cierto que muchos niños de hogares inconversos que se convierten, incluso hay hijos que se vuelven más fuertes espiritualmente que sus padres, pero lo corriente es que los niños de hogares cristianos aprenden todas las doctrinas fundamentales de la Palabra de Dios por medio de la vida y el ejemplo de sus padres.

La fe que descansa en Cristo en vez de apoyarse en buenas obras, no puede pasar inadvertida por los hijos. Las palabras de gratitud y alabanza al Señor y las veces que se piden perdón son escuchadas por los niños. El ejemplo del padre y la madre dependiendo de Dios es demostrado por medio de la oración y el estudio de la Biblia. Los himnos y versículos que oyen de labios de sus padres y todo lo que escuchan y observan en ellos, enseña mucho en forma silenciosa en cuanto a la salvación por medio de la fe en Cristo. Los niños saben que el Espíritu Santo mora en el corazón porque ven el fruto de amor, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza.

Al preguntarle a un joven qué traducción de la Biblia prefería, contestó: “Yo prefiero la de mi madre”. Ella ha traducido la Biblia al lenguaje de la vida diaria. Nunca he encontrado porciones oscuras en su versión. Cuando leo otras versiones, es la de mi madre la que siempre esclarece mi problema.

Los padres deben demostrar a sus hijos que los aman y es bueno que no sólo lo demuestren con hechos, sino que de vez en cuando se los digan con palabras. Muchos niños se dan cuenta que se suplen sus necesidades físicas o materiales, pero no se hace con amor.

Si en el hogar los padres juegan con sus hijos, toman en cuenta sus deseos e intereses, hacen planes juntos, van a la iglesia como familia, tienen un tiempo devocional y de adoración en el cual los niños toman parte activa, allí habrá bendición y felicidad. Allí los niños aprenderán a orar y leer la Palabra de Dios. Si padres e hijos trabajan juntos en el hogar, si no muestran preferencias por ciertos hijos, en ese hogar los niños estarán aprendiendo muchos hábitos buenos y su ambiente será de paz y felicidad.

Recuerden que la paciencia, bondad, mansedumbre, templanza y fe serán igualmente aprendidos. Las influencias silenciosas que nutrirán y desarrollarán el carácter del niño en el Señor son el fruto del Espíritu Santo en la vida diaria de los padres cristianos. Cuan atractivo será Cristo para aquellos hijos, porque es Él quien ha dado ese espíritu de amor, gozo y paz a su hogar.
Escrito por Elizabeth Cuevas - www.institutoalma.org foto: Cristo Redentor-Bolivia

Amonestación y Disciplina Cristiana (Parte I)

La palabra amonestación, como está usada en las Escrituras, significa instrucción y advertencia (Hebreos 8:5); hacer que se oigan las palabras de sabiduría (Eclesiastés 12:10-12); conseguir que una persona vea su error y se arrepienta (II Tesalonicenses 3:15); la amonestación trae ánimo (Colosenses 3:16); hacer recordar (Romanos 15:14-15); enseñar diligentemente, con paciencia decir una y otra vez (Isaías 28:10). La definición más detallada de amonestación que encontramos en las Escrituras está en Deuteronomio 6:6-9. (Busque y lea todas las citas).

Aveces es muy fácil amonestar para algunos padres. Pero el peligro más grande consiste en dar amonestaciones sin su acompañante escritural, la disciplina (manera de criar, educar o alimentar al niño). Toda amonestación sin disciplina puede hacer que el niño se sienta dudoso, sin interés y aun antagonista al evangelio. La madre que amonesta a su hija para que “ame a todas las demás niñas”, pero que al mismo tiempo se muestra en actitud jactanciosa e indiferente con otras señoras de la comunidad, habla tan fuerte con esa manera de actuar que su amonestación no será recibida por su hija.

Es importante que los padres vivan todos los preceptos y proverbios que tan libremente dicen a sus hijos lo que deben hacer. Viviendo lo que se dice no sólo tiene más valor y aceptación por parte de los niños, sino que también es muy probable que disminuirá el número de amonestaciones. La sabiduría adquirida por la experiencia puede ser pasada a otros por medio de la amonestación, pero puede convertirse en regaño cuando se repite constantemente la misma cosa sin un propósito determinado. También el tono de voz debe ser tomado en cuenta. Cuando hacemos algunas prohibiciones a los niños, debemos decirles la razón o razones de las mismas. No esperemos que el niño obedezca ciegamente sólo porque sus padres lo dicen. Él tiene una mente y necesita razones en las cuales pensar, que puede comprender y que le traigan convicción. Es muy fácil decir “no debes hacer esto”, pero es difícil explicar el por qué, y sólo nos damos cuenta de ellos cuando el niño nos pregunta ¿por qué no lo debe hacer? Nunca debemos dar como razones: “Porque en nuestra iglesia no creemos en tales cosas” o “porque lo digo yo”.

Estas razones no lo convencerán. En cualquier forma que se le dé la amonestación al niño, ya sea por medio de una plática, un mensaje, una enseñanza o por medio de consejos, ésta debe ser dada en tal forma que el niño pueda aceptarlo y sacar provecho de ella. Debemos entender que el niño no es un adulto pequeño. Él no está en vía de preparación para vivir una vida espiritual en el futuro cuando ya sea grande, él es una persona que está viviendo ahora mismo y que necesita ser enseñado hoy para que llegue a conocer y amar al Señor Jesús en una forma personal. Todas las influencias espirituales que reciba antes de su conversión son muy importantes, y su relación con Cristo en el futuro dependerá en gran parte de la actitud que él tome ahora. La amonestación debe centralizarse en la persona de Cristo.

El niño jamás se humillará y adorará a quien él nunca ha conocido como digno de confianza y amor. Muchos cristianos jamás han conocido la realidad de tener un Señor; y por no tener una experiencia más profunda e íntima con Él, luego regresan a la vida antigua o viven una vida cristiana raquítica y tambaleante todos sus días. Sólo los padres que están dispuestos a ser amonestados por el Señor, están en condiciones de amonestar en el Señor.

¿Están ustedes aceptando las amonestaciones de Dios? ¿Está su vida en condiciones de amonestar en el Señor? ¿Están las relaciones de esposo y esposa creando un ambiente propio para la amonestación espiritual de los hijos? Dios quiere ayudar a los padres cristianos en sus relaciones mutuas, con sus hijos, en el hogar y en el trabajo para que vivan de acuerdo a las amonestaciones del Señor.

Escrito por Elizabeth Cuevas / www.institutoalma.org

Mentiras! que gran problema!

Flo, es una mosca mentirosa que ha hecho algunas promesas que no puede cumplir y están a punto de sorprenderla en su mentira. Tomado de proverbios 19:5, que dice que nadie escapa de una mentira; Flo, se propone enseñar a los niños, por medio de situaciones graciosas y canciones, la importancia de decir la verdad. Además de no inventar mentiras, los niños serán retados a no actuar como el cuento del lobo y ni siquiera a adornar un poco la verdad para hacerles lucir mejor. Recuerdo que compre el DVD Flo la mosca mentirosa, como una herramienta más, para enseñarles a mis hijos acerca de la verdad y mostrarles como la mentira siempre tiene consecuencias.


Lamentablemente en estos tiempos mentir es parte de la vida diaria de muchas personas. Las llamadas "mentiras blancas o piadosas" son permitidas porque usualmente se usan para no herir a una persona, para salir bien librado de una situación, para ayudar a tu prójimo, para recibir un beneficio, etc. Pero que falso que es eso. Veamos que dice la Biblia sobre las mentiras en general, porque Dios no las clasifica por rango. Y llama a todo el que miente, mentiroso.


Proverbios 6:16.19, Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos.Proverbios 19: 5, El testigo falso no quedará sin castigo, Y el que habla mentiras no escapará.
Si hay algo que debemos enseñar a nuestros hijos, es a decir la verdad siempre y no mentir. Primeramente debemos enseñarles quien es el que nos enseña a no mentir y firmó con su nombre ese mandamiento. También debemos enseñarles con nuestro ejemplo, ya que en muchos hogares la mentira es el plato principal de todos los días. Debemos enseñarles las consecuencias de la mentira, qué sucede cuando uno miente, tarde o temprano uno cosechará lo que sembró. Enseñarles con versículos bíblicos el fin de los mentirosos y quien es el padre de mentira.


Pero si mi hijo(a) miente constantemente qué puedo hacer? Si le han enseñado qué es la mentira y sus consecuencias, si en casa no ve el mal ejemplo, entonces debemos empezar a poner castigos como consecuencias a la mentira. Es muy fácil que un niño(a) se acostumbre a mentir, porque seguro en una primera ocasión le funcionó. Pero nosotros como padres no podemos permitir que se les haga costumbre, debemos serles estorbo, aquello que no hizo Eli con sus hijos, y ya vieron ustedes el fin de ellos. Según la edad de los niños y según la magnitud de lo sucedido debemos aplicar el castigo y la disciplina, y no me refiero al uso de la vara, que por su mal uso no trae los beneficios deseados, sino me refiero al hecho de abstenerlos por un momento o el tiempo que usted crea conveniente algo que les guste hacer mucho, para que en ese tiempo evalúen, piensen en lo que han hecho, ustedes puedan hablar con ellos y enseñarles. La idea es poder llevar al niño a reconocer su falta y pecado, que reconozca que hizo mal y que debe pedir perdón a Dios y a los afectados. Mostrarles las consecuencias de sus acciones, que no sólo le afectan a él, sino a los que lo rodean. No es fácil, cada niño es tan diferente, quizás alguno no aguante más y llore avergonzado pidiendo perdón, otro puede demorar más en reconocer su falta, algunos otros no darán su brazo a torcer, y son con ellos, que necesitamos ser sabios, porque a veces nos tomarán horas, y eso lo digo por experiencia.

Pero algo debe quedar claro para nosotros y para nuestros hijos, la mentira no debe tener lugar en nuestra casa, si cada familia decidiera eso, de acá a algunos años, estaríamos eliminando los fraudes, coimas, y más en nuestro país, no lo creen? Que Dios sea el Señor en cada casa!



Salmos 101:7, No habitará dentro de mi casa el que hace fraude; El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.

Paciencia

La paciencia! cuantos la hemos pedido porque la hemos perdido! Para poder ser padres eficaces necesitamos tenerla. Aún siento que me falta tanto! Trato de hablar con mis hijos, darles las instrucciones, explicarles, pero zuácate!!!! algo aparece por ahí y pierdo lo que menos deseo... la paciencia. A causa de eso nos hacemos hígado y renegamos, nos fastidiamos, nuestro espíritu se ve afectado, nuestras relaciones también. Pero que mejor manera de entrar en razón, que comparar la relación de nuestro Padre Celestial con nosotros, sus hijos. Cuando pienso en eso lo que pueden hacer mis hijos se vuelve insignificante.

Se imaginan la historia del hijo pródigo si fuéramos ese padre? Muchos de nosotros diríamos: pero qué pasó con el dinero? mira tu ropa toda sucia y maloliente, ni siquiera te haz bañado, cómo es posible que me hagas esto, yo que cuido de tí, te doy comida y así me pagas? (suena a telenovela pero es real) Si Dios fuera como nosotros sería un cascarabias!!! Gracias Señor que no eres como nosotros!!! Dios tiene tanto amor y paciencia, El nos muestra su amor siempre. Así como el padre con el hijo en esa parábola. Si pudiéramos aprender de él, seríamos tan diferentes! No les ha pasado que reniegan por la desobediencia de los hijos, y después ves la cocina y esta sucia, encuentras que el dormitorio está desordenado, el baño está salpicado con jabón por todos lados, todo se ve mal, empezamos a quejarnos. Dejamos que la rabia, cólera, el mal humor, la carne, salga de nosotros y tome el control. De pronto somos nosotros los hijos que debemos recurrir a nuestro Padre y pedirle perdón, pedirle ayuda, y qué recibimos de El? Otra vez muchachita! siempre lo mismo! ya te he enseñado mil veces que eso no se hace! toma! toma esto! y esto!.. Para nada!



Hebreos 4:14-16, Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.
Se compadece de nuestras debilidades, Señor ayúdame a ser como tú! Recuerdan la frase, cuando seas grande y te vayas de esta casa tú verás como haces las cosas, tú criarás a tus hijos como quieras, pero mientras estes en esta casa las cosas se harán como yo digo y punto! Ahora estamos en esa situación y créeme no siempre sabremos como hacer las cosas, ni como criar a nuestros hijos. Es en esos momentos cuando nos damos cuenta que nuestro único refugio es el Señor, nuestro Padre. Podemos ir a El y decirle, no se como enseñarles sin perder la paciencia, pero tú si sabes como, ayúdame, dame más amor por mis hijos, ayúdame a verlos como tú los ves, a apreciar aquello que haces en sus vidas, a disfrutar de sus ocurrencias, a entenderlos, a escucharlos, que entienda que mi labor como padre o madre es tan importante, que lo que haga o deje de hacer dejará un sello, una marca en su vida para siempre. Nos vamos a equivocar como padres, vamos a fallar, nos vamos a dar duros golpes, pero si reconocemos nuestros errores y pecados y podemos acercarnos a Dios en libertad con un corazón sincero y dispuestos a recibir de El, estoy segura, que El responderá y nos dará la salida, nos dará dirección.

2 Corintios 4:16-18, Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Foto de groovejapan by Creative Commons

Para que no te quejes mañana, empieza ahora!

He escuchado a muchos padres quejarse de la falta de colaboración de sus hijos adolescentes o jóvenes en los quehaceres de la casa, de la falta de motivación para hacer las cosas, de la falta de consideración hacia ellos, etc. El problema radica en los padres más que en los hijos, porque es nuestra responsabilidad enseñarles, instruirlos, educarlos. Y estos problemas se generan porque no permitimos a nuestros hijos cuando eran pequeños a ayudar o a colaborar en los quehaceres de la casa. Los motivos son muchos: pueden hacerlo mal, pueden ensuciarse, se demoran mucho, no lo hacen como nosotros, etc. Y al pasar los años nos encontramos quejándonos porque nuestro hijo de 18 años no sabe lavar su ropa, no tiende su cama, su habitación es un desastre, ni hablar en ayudar en la limpieza de la casa, lavar los platos o cocinar. Entonces nosotros cometemos el error cuando creemos que nuestros hijos no son capaces de realizar labores diversas cuando son pequeños, los acostumbramos a hacerles todo y cuando queremos que ellos empiecen a ayudar, ellos no tienen la costumbre y tampoco las ganas. Qué podemos hacer ahora? Si nuestros hijos son pequeños, hay mucho por hacer. Y si son adolescentes, nunca es tarde para enseñar. Pero se requerirá de mucha paciencia en ambos casos, ya que muchas veces no harán las cosas como nosotros deseamos, porque están aprendiendo, además cada uno de ellos es diferente. Aquí te doy algunos consejos que podrás usar como padre en esta nueva etapa.

Empiece a dar responsabilidades a sus hijos según su edad. Debemos empezar a dar responsabilidades de la casa a sus hijos desde que están pequeños. A la mayoría de niños les gusta ayudar a sus padres, debemos aprovechar este deseo y darle a nuestros hijos cosas simples que hacer. Conforme los niños crecer se les puede dar mayores responsabilidades y trabajos más difíciles. Debemos asegurarnos que las tareas que les dan a sus hijos sean acorde con su edad.

Enséñele como debe hacer el trabajo. Necesitan saber exactamente lo que usted está esperando de ellos. Debemos mostrarle a los chicos cómo hacer las cosas. Al principio podemos observarlos como hacer su labor, para que todo funcione bien y podamos contestar sus dudas y preguntas. Sea específico en sus indicaciones. Por ejemplo en lugar de pedirle que limpie su cuarto, puede especificar o hacer una lista explicando lo esto significa, cambia las sábanas, ordena tus juguetes, barre, etc.

Haga un horario, lista de responsabilidades o si desea motivar un sistema de puntos. Esto puede ayudar para que el niño coopere. Podemos dar puntos que se pueden cambiar por un premio. En lugar de cosas materiales, como juguetes o golosinas, es mejor obsequiar cosas como un paseo al parque con papá o mamá, o permiso para que se vaya a la cama media hora más tarde de lo usual.

Enséneles a ser responsables. Debemos evitar caer en la trampa de repetir a nuestros hijos para que terminen su tareas. Tenemos que asegurarnos de hacer a nuestros hijos responsables. Si el niño olvida o se niega a hacer una tarea, los padres no deben decir nada, simplemente aplicar las consecuencias.

Ten mucha paciencia. Ellos no son tú. Están aprendiendo, es todo un proceso. Pídele mucha paciencia a Dios, es una de las mayores virtudes que debes tener.

No haga el trabajo si el niño olvida o se niega a hacerlo. Ellos aprenderán varias cosas si usted las hace por ellos. Aprenderán que sus padres no cumplen su palabra y no hacen cumplir órdenes. También sabrán que si esperan un poco más alguien hará sus tareas.

Elógielos. Felicite a sus hijos por las tareas cumplidas, no hay mejor manera de motivarlos a ayudar en las labores y quehaceres de la casa.

Consejos para las familias sobre el uso de internet

En el artículo anterior se hacia referencia a los peligros que están expuestos nuestros niños y adolescentes, si no tomamos las medidas de protección adecuadas frente al uso de internet. Aquí, algunas medidas o consejos que usted puede poner en practica a fin de que sus hijos naveguen con seguridad.
  • Intente aprender el funcionamiento básico de los computadores e Internet.
  • Sepa siempre lo que su hijo está haciendo en el computador, pregúntele.
  • Tenga el computador con conexión a Internet situado en una habitación donde suela haber gente, como el cuarto de estar, etc, (excusa : "así pueden utilizarlo todos los miembros de la casa sin molestarse en sus respectivas habitaciones"). No lo tenga en el cuarto del niño o del adolescente, donde usted puede no saber qué está haciendo. Si su hijo va a cabinas de internet, vaya usted con él, no lo envíe solo.
  • Vigile el tiempo que pasa conectado. Establezca tiempos
  • Limite el acceso a áreas específicas con los programas protectores.
  • Si son pequeños no les permita entrar en los chats, o canales de conversación, sin estar un adulto presente.
  • Lea los mensajes que reciban sus hijos provenientes de desconocidos. Tenga una lista de las direcciones de correo electrónico de los amigos de sus hijos para no leerlas.
  • No contrate servicios de acceso a internet a empresas que le den una dirección IP fija, porque esto haría sencillo localizar a sus hijos cuando están navegando y averiguar su identidad. Pida que la dirección IP no sea fija.
  • Navegue con sus hijos: enséñeles usted mismo a utilizar la Internet. También adviértales de los peligros que pueden encontrar.
  • Preseleccione como página de inicio una que ofrezca contenidos aptos para niños.
  • Busque y guarde en Favoritos muchos sitios, organizándolos en carpetas de acuerdo a los intereses de sus hijos: deportes, música, dibujos animados, Webs para hacer sus tareas. Aconséjelos a usar esos y sólo esos, al menos cuando usted no esté en casa.
  • Deles la confianza para que, ante cualquier duda, le consulten a usted. No los castigue ni maltrate si han visitado sitios inapropiados, sólo adviértales.
  • Enséñeles a jamás entregar datos a través de Internet. Si quieren participar en algún Web donde se los soliciten, que esperen su llegada al hogar. No es mala idea que se construyan un "nombre ficticio" que utilicen para la navegación por Internet. La mayoría de los sitios importantes poseen una sección de Políticas de Privacidad o Normativa de Confidencialidad, donde usted se podrá informar sobre el uso que se dará a los datos que soliciten.
  • Enséñeles normas básicas para participar en los chats u otro tipo de conversaciones en línea: jamás entregar datos personales, como el nombre, la dirección o el teléfono, el colegio al que va o los nombres de los familiares, lugares donde realiza actividades, no aceptar groserías ni comentarios que molesten, nunca escribir aquello que no se atrevería a decir personalmente.
  • Coloque filtros en su computador, que impidan que sus hijos puedan acceder a páginas inadecuadas
ENCONTRARAS MAS INFORMACION E IDEAS EN ESTOS LINKS:

Pedófilos en internet

¿COMO CONSIGUEN LOS PEDOFILOS A SUS VICTIMAS POR INTERNET?
"No hables con desconocidos", "No aceptes caramelos de personas que no conozcas", "No te subas al auto de un extraño". Durante generaciones, los padres han advertido a sus hijos sobre los peligros de entablar una relación con un "desconocido". Hoy sin embargo, la Internet abre la puerta de nuestra casa, de nuestro hogar a innumerables personas en el mundo; algunos de ellos, posibles pederastas que se encubren en el supuesto anonimato que proporciona la red de redes.

Testimonios reales
Mi hija de 14 años abrió su página de Hi5, yo nunca pensé que pudiera correr peligro e incluso le compre su cámara digital. Todo iba muy bien, hasta que un día llamaron de parte de una "agencia de modelos" a la casa preguntando por mi menor hija, se me hizo raro y pregunté como habían conseguido el teléfono, el muchacho titubeo y colgó. Cuando recogí a mi hija de l
a escuela le comenté de la llamada "rara", se puso nerviosa y terminó por contarme que por medio del Hi5 se contactó con un tal "NUR", quien comenzó a mandarle comentarios amistosos y se contestaban, pero un día le hizo una invitación por medio de un mensaje privado para que formara parte de su grupo de modelos porque estaba muy bonita pero con el paso del tiempo le fue pidiendo fotos en bikini y ella ingenuamente las mando. Actualemente me encuentro muy procupada porque he investigado y tal agencia no existe, y tengo miedo de que esas fotos sean publicadas en páginas pornográficas para pedófilos o dado caso que se la lleven para prostituirla.

Mi hija de 12 años junto a unas amigas de la misma edad ingresaron a Habbo.es, en este lugar, que hace suponer es para niños. Ellas candidamente aceptaron dar su direccion hotmail a "amigos" de este lugar (el caso que particularmente refiero es de mi hija). Por estupidez o candidez (segun se vea) cometio el gravisimo error de darle su numero de telefono movil a un supuesto amigo procedente del site referido y que en apariencia era un menor. Casi instantaneamente comenzaron a llegar spam pornograficos a su buzon de correo de hotmail y recibio varios mensajes de texto de este individuo a su telefono movil. Yo me doy cuenta porque una noche (sobre las 11:30 pm) le llego un mensaje. Me hizo sospechar la buena gramatica del texto y lo "extremadamente cariñoso" que pretendia ser. Cuando emplace a la niña me mintio diciendome que era un ex-compañero de su colegio. Fui a la telefonica de donde procedia el numero del individuo, no me pudieron dar informacion completa ya que las leyes en mi pais lo impiden (necesitaba hacer una denuncia policial y el fallo de un tribunal para accesar a la informacion), un empleado de esa telefonica se compadecio de mi esposo y de mi y solo nos suministro medios datos, diciendonos que el numero de identificacion del titular telefonico de donde procedia la llamada correpondia a una persona de entre aprox 28 a 38 años. Nosotros hemos puesto la voz de alarma entre los padres de las amigas de mi hija. No sabemos aun a que consecuencias nos ha expuesto la imprudencia de la niña, sin embargo hemos tomado medidas preventivas de seguridad con ella. Mucho les agradezco que presten atencion a lugares como el mencionado ya que son el caldo perfecto de cultivo de estos pervertidos.


EL DELITO DEL CIBER ACOSO POR INTERNET
La nueva tecnología (la Internet, las cámaras digitales, los scanners, los celulares con cámaras, las conexiones inalámbricas, los programas free share, entre otros) ha dado pie a nuevos delitos, como el grooming informático, es decir, el acoso a menores online o ciber-acosos. El nuevo tipo de pederasta busca a sus víctimas ganándose primero la confianza del menor por la Internet, para luego conseguir realizar su abuso. A día de hoy, no existen datos de los alcances ni la magnitud del delito de grooming informático ya que, además de ser un fenómeno nuevo, "menores y padres son reticentes a presentar denuncias", señala Enrique Rodríguez, de la BIT

En qué consiste el grooming y dónde se da?

Los expertos también señalan que el grooming informático consiste en el acoso progresivo a un menor de edad por parte de un adulto que se hace pasar por niño o niña. Empieza en los espacios personales y en los chats a los que acuden niños y adolescentes. "Los pedófilos y pederastas utilizan la Internet como una herramienta para realizar su execrable crimen. Ya en la Internet ingresan, por ejemplo, a páginas de dibujos manga, videojuegos en línea o se dedican a hurgar entre los perfiles de miles de niños, cargados en páginas tales como: My Space o el Hi5 (herramienta masivamente utilizada por cientos de miles de niños y jóvenes en todo el mundo), en busca de conseguir la mayor cantidad de datos de su futura víctima", explica el licenciado Dimitri Senmache Artola, representante de la Red Peruana contra la pornografía Infantil, especialista en temas de lucha contra la Pornografía infantil y Trata de Personas. "Una vez que la probable víctima es escogida, el pederasta toma contacto con ella, iniciando una comunicación personal por mensajería privada (enviándole un mail personal) o, en el caso del chat o messenger, invitándolo a ingresar a una "charla privada" (salón interno). Tras obtener la confianza del menor, llega el flirteo, las conversaciones sexuales, el envío de material pornográfico y, por último, el encuentro cara a cara", indicó el representante de la Red.



Guillermo Cánovas, presidente de la Web de protección al menor, Protégeles, señala que "el manga pornográfico es el más utilizado ya que sus ilustraciones no constituyen delito, aunque traten escenas de pederastia". Si el material es fotográfico o en tres dimensiones, la policía ya puede intervenir, señaló.


A TENER EN CUENTA
Los expertos coinciden en denunciar la falta de cultura de autoprotección ante los peligros que trae consigo la Internet. "Al parecer, aún no existe una real conciencia de los peligros a los que está expuesta una persona, más aún un niño o niña, en la Internet. En este medio virtual no sólo se dan estafas ni robos vía electrónica, sino también se gestan delitos mucho más graves, que implican la salud y la seguridad de nuestros seres queridos. El primer filtro empieza con los padres: los nuevos caramelos envenenados viajan por la internet, señaló el representante de la RCPI-Perú.
ALGUNAS CIFRAS QUE SUSTENTAN NUESTRA PREOCUPACION
  • El 14, 5% de los menores ha concertado una cita por la Internet con un desconocido.
  • El 10% fue sólo al encuentro.
  • El 7%, además, no avisó a nadie antes de ir.
  • Un 44% de los menores que navegan por la Internet se ha sentido acosado/a sexualmente en alguna ocasión.
  • Un 30% ha facilitado su número de teléfono y el 17% afirma haberlo hecho en más de una ocasión.
  • El 16% ha facilitado su dirección física en una ocasión y el 9% en más de una.
Fuentes: Defensor del Menor, ACPI, Red Peruana contra la Pornografía Infantil y Protégeles
Foto [togr] by Creative Commons

Juguetes tóxicos

Quien no ha ido al Mercado Central de Lima a comprar las famosas burbujitas, los lápices, lapiceros, borradores con olor, los conocidos sellitos, etc... Son una buena opción para las piñatas, los cumpleaños, premiar a los niños por diferentes tareas, también son usados en los colegios como motivación, y los compramos porque sobre todo son económicos. No sólo encontramos estos sino una gran cantidad y variedad de juguetes para todas las edades traídos desde China. A dos meses de sacar del mercado una gran cantidad de juguetes de una marca reconocida mundialmente ya que estaban contaminados, y a puertas de iniciarse la campaña navideña, hay algunos consejos que debemos tomar cuenta, Tome nota:


Los niños no sólo tocan y manipulan los juguetes sino que se los meten a la boca, los chupan y los huelen. La intoxicación crónica por sustancias tóxicas es común durante la niñez, sucede básicamente por medio de contacto, ingestión e inhalación de objetos que usan los niños pudiendo ser sus propios juguetes, útiles escolares y hasta el menaje del hogar. Las consecuencias son desde físicas hasta intelectuales: anemia, estreñimiento, quemaduras químicas, problemas de lenguaje, inclusive retardo en el lenguaje ligero o subclínico (aquel que es casi imperceptible), aprendizaje, atención, agresividad, etc.
Se debe tratar de comprar juguetes procedentes de industrias formales que cuenten con estándares de calidad garantizados, y evitar la compra en el mercado informal que no garantiza que los pigmentos, solventes y materiales en general de los juguetes, estén libres de metales pesados (plomo, cadmio, cromo, bario). Asimismo que estén libres de bacterias en concentraciones que sean nocivas para la salud.
Debe tener especial cuidado con juguetes que tengan colores fuertes y brillantes, y con los que desprenden un olor fuerte y penetrante, por lo general estas características se encuentran en los siguientes artículos:
  • Juguetes de madera (rompecabezas, cuentas, bloques para apilar, autos, etc.): revise cuidadosamente el barniz y la pintura utilizada.
  • Juguetes plásticos en general: autos, juegos de té, etc.
  • Juguetes de caucho, goma o plástico blando: pelotas, alfombras infantiles, muñecos, yoyo loco, etc.
  • Los tintes utilizados en los peluches.
  • Libros y cuentos impresos con tintas con plomo.
  • Utiles de escritorio en general.
  • Cosméticos para niñas, sombras, rubor, gloss labial, etc.
Mas informacion AQUI

El cuidado de nuestros hijos

A pesar de que el niño es la propiedad de más valor en el hogar, es el que más se descuida. Puede ser que se cuide de que el niño tenga la comida que necesita, la ropa que debe ponerse y que se suplan todas sus demás necesidades físicas, pero ésta es sólo parte de su responsabilidad como padres cristianos. Pero con gran frecuencia se encuentra que el hogar cristiano ha olvidado su deber más importante: velar por el desarrollo espiritual del niño.


De todos modos los factores que entran en la formación de un hogar cristiano, el niño consume más tiempo, dinero, amor, oración y cuidados que todos los demás combinados. Esto es cierto en un hogar donde el cuidado del niño es tomado con la seriedad y responsabilidad que es planteada en la Palabra de Dios.
La tarea más importante que los padres tienen es el cuidado de su hijo. En esta responsabilidad, muchas veces, se le da preferencia a los negocios, placer o comodidad. Dios habla a los padres de la misma manera como la princesa de Egipto habló a la madre de Moisés: “Lleva a este niño y críamelo, yo te lo pagaré” (Éxodo 2:9).

¿Hasta qué punto deben los padres sacrificar su propio placer y comodidad por el bien de su hijo? Los padres pueden llegar a convertirse en esclavos de los deseos caprichosos de sus hijos. El sacrificio debe hacerse siempre que sea por la satisfacción de sus necesidades, las cuales son esos factores que contribuyen a su bienestar físico, su desarrollo mental y la formación de su carácter. Estos nunca deben ser sacrificados por el placer o comodidad de los padres.


El niño es la mayordomía más significativa no sólo porque él hace las demandas más grandes, sino porque él provee las posibilidades creativas más sublimes. Cuando los padres traen una nueva vida al mundo, también vienen con ese bebé nueva responsabilidad con un potencial sorprendente. Una vida ha sido prestada a los padres. Esta vida será moldeada y formada según los patrones o modelos de conducta, conversión y maneras de vivir que ya existen en la forma diaria de vivir de los padres. El medio ambiente del hogar no fija el destino eterno del niño, pero sí ejerce una marcada influencia en lo que será después.
¿Son los padres responsables en la formación del carácter del niño? (Véase Proverbios 22:6).
Los padres proveen el medio ambiente del hogar y el ejemplo. Estos dos factores no forman, pero sí tienen una influencia definitiva en la formación del carácter del niño. No hay duda que en la vida de Timoteo, el ejemplo y las enseñanzas de su abuela Loida y de Eunice, su madre, tuvieron una gran influencia en prepararlo para su ministerio fructífero con el apóstol Pablo (II Timoteo 1:5).

Algunos padres dominan de tal modo a sus hijos que no permiten que ellos desarrollen su propia personalidad. Esto es incorrecto, y puede corregirse por medio de un esfuerzo sincero de parte de los padres de desarrollar en el niño una personalidad que se asemeje a la de Cristo en vez de que sea a su propia semejanza.

Si deseamos que el niño sea veraz, sincero, amoroso, trabajador, honrado, temeroso de Dios, respetuoso y que tenga todas las demás cualidades buenas, no las aprenderá en la calle o en la escuela, ni con los amigos o maestros, ni cuando ya sea un joven; las aprenderá de sus padres por medio del ejemplo que éstos le hayan dado desde que ese niño llegó al hogar. Muchas veces somos cuidadosos de nuestro testimonio, palabras y hechos, cuando estamos fuera del hogar, pero nos olvidamos que nuestro ejemplo como cristiano dentro de él es de gran valor también. Todo padre debe recordar que sus hijos están aprendiendo de él aún antes de que ellos puedan hablar o caminar.
El niño es la mayordomía de mayor responsabilidad porque él demanda cuentas de valor eterno, un alma de incontable precio. Dios puso muy alto el valor de un alma, a tal grado que dio a su propio y único Hijo para que derramara su sangre en la cruz del Calvario para redimirla.

Con cada niño, Dios ha encomendado una vida que debemos cuidar, nutrir y ayudar a que se desarrolle hasta que llegue la madurez. No es un regalo, sino un préstamo. Cada niño es un “talento precioso” que podemos invertir para la gloria de Cristo o que podemos descuidar y aún hacer como aquel que enterró el talento (Mateo 25:14-30).

La delincuencia juvenil sería uno de los problemas menores si todos los padres se tornaran a Dios, aceptando completamente su responsabilidad de nutrir y disciplinar a sus hijos y estar conscientes de que tendrán que dar cuenta a Dios de lo que hicieron con esos “talentos preciosos”: los niños que les fueron encomendados.
¿Hará Dios responsable a los padres por la conducta de sus hijos? Él lo hará. Una adecuada ilustración se encuentra en la historia de Elí y sus hijos. Él permitió que ellos deshonraran el nombre de la familia y trajeran vergüenza sobre el nombre del Señor. Elí no supo disciplinar a sus hijos en las faltas que cometían (I Samuel 3:13; lea también Proverbios 22:15; 23:13-14; Hebreos 12:9).
El hogar cristiano no es un lugar donde sólo se come y se vive. Es un lugar sagrado, donde el padre sirve de líder religioso y donde se lee y se reverencia la Palabra de Dios. Es un refugio contra las tormentas y las dificultades de la vida. La confusión y las desesperaciones de la vida son dejadas fuera del hogar cristiano.

Escrito por Elizabeth Cuevas -
www.institutoalma.org
Foto de Creas o no by Creative Commons

Que tus hijos se saquen 20ENMATE!!

Matemáticas! como sufrí con ellas en mis tiempos de escolar. Así que pueden imaginarse de cuanta ayuda soy para mis hijos en ese tema.... UN CERO A LA IZQUIERDA.... bueno, para ser sincera, puedo ayudar a la de primer grado!!! Gracias a Dios con el paso de los años empresas e instituciones están promoviendo la práctica de las matemáticas de forma divertida y entretenida a través de internet aquí en Perú. Además los chicos tienen la posibilidad de acumular puntos y canjear premios en el BCP, tremenda motivación!

Ya conocía el portal www.20enmate.com pero me alegra saber que ahora es accesible a todos los escolares de quinto de primaria a quinto de secundaria y también a los docentes de matemáticas y lógico-matemáticas de todo el Perú.

Las palmas son para el Banco de Crédito del Perú y el Instituto Apoyo que decidieron emprender el programa educativo Matemáticas para Todos, para luego lanzarlo vía internet.

La página web 20enmate.com se basa en la metodología Matemáticas para Todos, la cual parte de la realidad de los alumnos a fin de estimular su participación en la solución de casos y problemas cotidianos. El objetivo es lograr que niñas, niños y jóvenes de todos los sectores socioeconómicos logren un razonamiento lógico matemático que les permita entender, plantear y resolver problemas reales, descubriendo el valor práctico de tener un conocimietno sólido y gusten de las matemáticas.

La Tarjeta Piloto20 relaciona la práctica de la matemática con diversión, música, alegría y entretenimiento. También fomenta la cultura peruana a partir de la participación de los alumnos en espectáculos y actos musicales, cuyas entradas canjean con los puntos acumulados
La tarjeta está disponible en forma gratuita para todos. Aprovechen!

Padres Solteros (Parte II)

Guías Para Entender el Comportamiento de Sus Hijos
Hay muchas maneras de mejorar sus destrezas mientras cria a sus hijos, en lo que se refiere al comportamiento. Trate estas sugerencias, o añádale las suyas propias. Trate de usar por lo menos cinco ideas. Marque las que va a tratar.
Aprenda las etapas de desarrollo de su hijo y qué es lo que puedes esperar en cada etapa. Por ejemplo, no puedes esperar que un niño de tres años se quede en su cochecito en un largo viaje de compras.

Asegúrese que lo que rodea al niño no sea peligroso y que las actividades sean propias de su edad. Ésto puede evitarle mucha frustración tanto al niño como a usted y también aumenta el éxito de su niño. Si el niño siempre está escuchando - no - o - no hagas eso, - tendrá menos curiosidad y confianza en sí mismo. Un niño frustrado tal vez deje de tratar cosas nuevas y no se desarrollará a capacidad.

Saque a los niños de situaciones que no puedan manejar. Puede dirigirlos o distraerlos a una actividad más apropiada.

Establezca las reglas claramente. Mientras menos reglas, mejor. También, es mejor establecer las reglas con la ayuda de sus hijos. Decida con ellos qué pasará si las reglas no se cumplen. Asegúrese que las consecuencias sean justas para la edad de sus hijos y que estén relacionadas con el mal comportamiento. Si hacemos reglas que son sensibles a las necesidades de los niños, les estaremos enseñando a respetar las reglas y a ver el mundo de la familia como un lugar seguro.

Si su niño puede leer, fije las reglas en su cuarto o en la puerta del refrigerador. Pídale a su hijo que escoja el lugar donde fijar las reglas. Usted puede ayudarle a decorar o colorear el papel que contiene las reglas.

Vuelva a evaluar las reglas a medida que su hijo crezca en capacidad y responsabilidad.

Trate de entender el punto de vista de su hijo.

Cuando le pida a su hijo que haga algo, hágalo cortésmente. Es necesario que usted dé el ejemplo.

Siempre haga cumplir las reglas. Su hijo no sabrá si está hablando en serio, si sigue las reglas sólo ocasionalmente. Un niño no entenderá la regla de ir a la cama a un momento determinado si una noche se le permite ver un programa más de televisión ydormido en el sofá y no estar en a la cama.

Específique lo que espera de su hijo. Por ejemplo, si su hijo le quiere acompañar a ir de compras, su idea de portarse bien en la tienda podría ser distinta a lo que usted piensa que es portarse bien. Sea claro y discuta el comportamiento que espera de él en la tienda.

Permanezca calmado. Cuente hasta 10 o hasta 100 antes de actuar. Trate de aislarse de la situación por unos momentos si le es posible.

• Establezca un buen ejemplo. Los niños imitan a esos que lo rodean. Ellos aprenden lo que viven.
Perdónese a si mismo como padre por aquellos momentos en que reaccione Indebídamente. ¡Nadie es perfecto!

Déle avisos. Déjele saber cinco o diez minutos antes que la actividad que están haciendo va a cambiar.

Hágase una promesa de nunca comparar a sus hijos con otros. Concéntrese en las cualidades positivas de sus hijos. Sus hijos crecerán y serán buenos seres humanos si son aceptados por ser quienes son. Todos los niños cometen errores, al igual que todos nosotros, mientras van creciendo. Los niños pueden aprender el comportamiento apropiado con ayuda positiva y amorosa de sus padres. Ellos también formarán destrezas sociales que resultarán en un niño con el que será fácil convivir.

¿Qué Sigue?Si ha decidido seguir algunas de las ideas sugeridas en esta publicación, tomará tiempo para que usted y sus hijos se adapten. Recuerde esto, antes de que la situación se ponga mejor, se pondrá peor. Todos somos criaturas de costumbre. Sus hijos lo pondrán a prueba a usted, las nuevas reglas y las consecuencias. Tomará un poco de tiempo para que usted y sus niños se ajusten. Así que no se dé por vencido. Siga adelante. Recuerde que toma veintiún días adoptar una nueva costumbre. Hay otras opciones si piensa que su familia necesita trabajar más en establecer limitaciones en el comportamiento. Puede tomar más cursos en la crianza de los hijos o buscar consejería familiar. Buscar consejería no significa que usted es un fracaso como padre, sino que su familia le importa lo suficiente como para ir más allá y buscar ayuda.

Universidad y el Instituto UF/IFAS, El Exito del Padre Soltero, Abril 2001

Blessed Toys

Desde hace dos meses, varios personajes de las Sagradas Escrituras, transformados en juguetes de la marca BLESSED TOYS (juguetes bendecidos) se venden en unos 500 establecimientos de Wal-Mart en todo Estados Unidos.


Entre ellos hay desde una figura de Jesucristo que lee varios pasajes de la biblia a otra de Sansón con un audiolibro para entender "la fascinante historia del hombre más fuerte del mundo". "Si eres una persona religiosa, se trata de una batalla por las mentes de tus hijos y por sus juguetes. Ahí fuera está lleno de reencarnaciones de Satán y de cosas malvadas" advierte desde su página web David Socha, responsable de One2believe, fabricante de los muñecos.
Los niños son tan sensibles a las cosas a que se les expone, que corrompen sus mentes y las llenan de maldad, así que nos propusimos crear algo que los eduque y que al mismo tiempo sea divertido", dijo Socha, quien creó la división One2believe para promover la distribución de sus juguetes de inspiración religiosa.
Estas figuras son acompañadas por libros que refuerzan el mensaje religioso de los juguetes. La colección también dispone de muñecas que representan a Esther y María, y que también son portadoras de mensajes. One2believe también está desarrollando juguetes con mensajes y literatura acompañante en castellano para el mercado hispano.
"La Biblia está llena de historias extraordinarias y, aunque sus personajes no poseen superpoderes, su fe les da la capacidad de realizar proezas extraordinarias"

Padres solteros (Parte I)

La crianza de los hijos es un trabajo muy difícil para los padres. Puede imaginar lo difícil qué es el trabajo de criar a un niño para un padre o madre sin pareja? Ser padre o madre sin pareja ha llegado a ser una realidad para la sociedad. En este artículo y el siguiente que nace de un estudio de la Universidad de la Florida podrás encontrar algunos consejos, que pueden darte una manito en esta gran labor.

Una de las tareas más difíciles que enfrenta un padre soltero es el establecer límites para el
comportamiento de sus hijos. Los niños pueden hacer que perdamos la paciencia, pero también nos pueden traer mucha felicidad. Como padre soltero, usted se enfrenta diariamente con la tarea de criar a sus hijos. Ésto puede convertirse en algo difícil al no tener una compañera con quién compartir ideas sobre cómo tratar con distintas situaciones de comportamiento.

Si hace poco tiempo que se quedó solo, es de esperar que los niños tengan un comportamiento disruptivo, sin importar la edad. Sus hijos, al igual que usted, están experimentando un cambio difícil en su vida. Los estudios han encontrado que padres que practican un estilo de disciplina cariñoso pero a su vez firme, crian niños saludables. Una disciplina exitosa conlleva darle el cuidado y amor que necesitan los niños, a la vez que establecemos límites para el comportamiento inapropiado. Podemos tener este balance al demostrar respeto, amabilidad, y mucha paciencia con nuestros hijos. Recuerde que todos los niños se comportan mal en algún momento.

¿Por Qué se Portan Mal los Niños?
Es importante saber el por qué se portan mal los niños. Si podemos identificar su comportamiento, podemos responder más apropiadamente a sus acciones. Algunas razones para el pobre comportamiento son:

  • Los niños son curiosos, e impulsivos por naturaleza. Están creciendo y están en el proceso de desarrollar destrezas sociales. Les hace falta la experiencia adulta. Cometer errores y portarse mal de vez en cuando es parte del proceso de aprendizaje.
  • Los niños tienen un fuerte deseo de ser independientes. Puede que sobrepasen los límites impuestos por sus padres.
  • Los niños necesitan dormir bastante, tomar alimentos nutritivos, hacer ejercicios y respirar aire fresco. Los niños se compartan mal cuando no se sienten bien o están cansados. Los niños necesitan saber que pertenecen. Ellos necesitan saber que son valorados. Si hay un divorcio, o la familia se muda a un vecindario nuevo, los niños se pueden sentir con miedo y solos.
  • Los niños necesitan que se les anime. Los niños que no reciben elogios por cosas positivas tratarán de atraer la atención portándose mal.
Orientando el Comportamiento de los Niños El comportamiento apropiado en nuestros niños sucede cuando un padre muestra:
• actitudes positivas
• entendimiento del desarrollo de sus hijos

• amabilidad y respeto para con sus hijos

• mucha paciencia

Algunas veces se nos olvidan estas ideas básicas y tratamos de controlar el comportamiento de nuestros hijos con amenazas. Gritando, llamándolos nombres, rebajándolos y golpeándolos hiere el espíritu de un niño. Como padre, usted es la persona más importante en la vida de su hijo, y dejará una impresión que durará toda la vida de acuerdo a cómo lo trate. Para entender el comportamiento de sus hijos, recuerde éstas dos premisas básicas: 1) los hijos son seres sociales que buscan pertenecer a la familia y sentirse valorados, y 2) los niños toman decisiones. Pensará diferente cuando comprenda que detrás del mal comportamiento, hay un niño que sólo busca pertenecer. Su hijo puede estar confundido de cómo alcanzar esa meta.

¿Qué sucede cuando los niños se comportan apropiadamente, por ejemplo, jugando bien con
con un amigo, compartiendo sus juguetes como es debido, o no está lloriqueando? Es probable que los padres ignoren a sus hijos por miedo a que el buen comportamiento no dure. A veces nos olvidamos que el darle un elogio a nuestros hijos, o una palmadita en la espalda por algo bien hecho es la clave para hacer que el niño sienta que es importante y que pertenece a la familia. Fijarse en el buen comportamiento hace que el niño lo repita. Ésto se llama - sorprender al niño haciendo algo bueno - en vez de sorprenderlo haciendo algo malo. ¿Qué sucede en la situación contraria, en donde en vez de portarse bien el niño se comporta mal? ¡El niño recibe su atención inmediata! El padre pudiera regañarlo o sermonearlo de alguna manera, lo cual resulta en una atención negativa. Para muchos niños, ésta es la única manera de satisfacer su necesidad de pertenencia. Los niños harán cualquier cosa para atraer la atención, hasta pueden preferir atención negativa antes de no tener ninguna atención.

 
La tarea del padre es ayudar al niño a escoger los comportamientos más adecuados. La orientación, o el consejo que usted dé puede mejorar las destrezas sociales y los sentimientos de dignidad propia del niño.

Fuente: Universidad y el Instituto UF/IFAS, El Exito del Padre Soltero, Abril 2001
Foto de bichuas

Susanna Wesley, una gran mujer

Susana Wesley fue la mayor de 25 hermanos y la madre de diecinueve hijos. John, su décimoquinto hijo, fundador del Metodismo, nació en Epworth, Inglaterra, en la misma ciudad donde también nació Charles, su hijo decimoctavo, compositor de himnos. Ella soportó privaciones, pero nunca se desvió de la fe y de la misma manera enseñó a sus hijos.

Una ‘iglesia doméstica’
El hogar de Susana Wesley en Epworth era un hogar cristiano casi perfecto. Su hijo John nunca se olvidó de los cultos que su madre conducía en su casa los domingos en la noche. En un comienzo ella los dirigía en su amplia cocina, pero después, por el aumento del número de participantes, la pequeña reunión se extendió por toda la casa y el granero.
John Wesley sentía que, si su madre podía ganar almas, otras mujeres también podrían involucrarse en este servicio de amor. El autor Isaac Taylor dice: “Susana Wesley fue la madre del metodismo en el sentido moral y religioso. Su valor, su sumisión y autoridad, la firmeza, la independencia y el control de su mente; el fervor de sus sentimientos devocionales y la dirección práctica dada a sus hijos brotaron y se repetirían muy notoriamente en el carácter y conducta de su hijo John”. Pocas mujeres en la historia poseerían la sensibilidad espiritual, el vigor y la sabiduría de Susana Wesley.
El entrenamiento que Susana Wesley dio a sus hijos fue mencionado en una carta que ella escribió a su hijo mayor, Samuel, el cual también llegó a ser un predicador: “Considere bien que la separación del mundo, pureza, devoción y virtud ejemplar son requeridas en aquellos que deben guiar a otros a la gloria. Yo le aconsejaría organizar sus quehaceres siguiendo un método establecido, por medio del cual usted aprenderá a optimizar cada momento precioso.
Comience y termine el día con el que es el Alfa y la Omega, y si usted realmente experimenta lo que es amar a Dios, usted redimirá todo el tiempo que pudiere para Su servicio más inmediato. Empiece a actuar sobre este principio y no viva como el resto de los hombres, que pasan por el mundo como pajas sobre un río, que son llevados por la corriente o dirigidas por el viento. Reciba una impresión en su mente tan profunda como sea posible de la constante presencia del Dios grande y santo. Él está alrededor de nuestros lechos y de nuestras trayectorias y observa todos nuestros caminos. Siempre que usted fuere tentado a cometer algún pecado, o a omitir algún deber, pare y dígase a sí mismo: “¿Qué estoy por hacer? ¡Dios me ve!”
Sobreponiéndose a las pruebas
Ella practicaba lo que predicaba a sus hijos. Aunque dio a luz diecinueve hijos entre 1690 y 1709, y era una mujer por naturaleza frágil y ocupada con los muchos cuidados de su familia, ella apartaba dos horas cada día para la devoción a solas con Dios. Susana tomó esta decisión cuando ya tenía nueve hijos. No importaba lo que ocurriese, al sonar el reloj ella se apartaba para su comunión espiritual. Mabel Brailsford comenta: “Cuando nos preguntamos cómo veinticuatro horas podían contener todas las actividades normales que ella, una frágil mujer de treinta años, era capaz de realizar, la respuesta puede ser hallada en esas dos horas de retiro diario, cuando ella obtenía de Dios, en la quietud de su cuarto, paz, paciencia y un valor incansable”.
Las pruebas que Susana soportó podrían haberla aplastado. Solamente nueve de sus diecinueve hijos sobrevivieron hasta la vida adulta. Samuel, su primogénito, no habló hasta los cinco años. Durante aquellos años ella lo llamaba “hijo de mis pruebas”, y oraba por él noche y día. Otro hijo se asfixió mientras dormía. Aquel pequeño cuerpo fue traído a ella sin ninguna palabra que la preparase para enfrentar lo que había sucedido. Sus gemelos murieron, al igual que su primera hija, Susana. Entre 1697 y 1701 cinco de sus bebés murieron. Una hija quedó deformada para siempre, debido al descuido de una empleada. Alguno de sus hijos tuvieron viruela.
Otras dificultades la persiguieron. Las deudas crecían y el crédito de la familia se agotaba. Su esposo, que nunca fue un hombre práctico, no conseguía vivir dentro del presupuesto de su familia, y si no hubiese sido por la diligencia de su mujer, con frecuencia no habrían tenido alimento.
Desde el punto de vista puramente material, la historia de Susana fue de una miseria poco común, privaciones y fracaso. Espiritualmente, en cambio, fue una vida de riquezas verdaderas, gloria y victoria, pues ella nunca perdió sus altos ideales ni su fe sublime. Durante una dura prueba, ella fue a su cuarto y escribió: “Aunque el hombre nazca para el infortunio, yo todavía creo que han de ser raros los hombres sobre la tierra, considerando todo el transcurso de su vida, que no hayan recibido más misericordia que aflicciones y muchos más placeres que dolor. Todos mis sufrimientos, por el cuidado del Dios omnipotente, cooperaron para promover mi bien espiritual y eterno ... ¡Gloria sea a Ti, oh Señor!”
La ‘escuela doméstica’
En su escuela doméstica, seis horas por día, durante veinte años, ella enseñó a sus hijos de manera tan amplia que llegaron a ser muy cultos. No hubo siquiera uno de ellos en el cual ella no hubiese depositado una pasión por el aprendizaje y por la rectitud.
Cierta vez, cuando su marido le preguntó exasperado: “¿Por qué usted se está ahí enseñando esta misma lección por vigésima vez a ese muchacho mediocre?”, ella respondió calmadamente: “Si me hubiese satisfecho con enseñarla diecinueve veces, todo el esfuerzo habría sido en vano. Fue la vigésima vez la que coronó todo el trabajo”.
Siendo ya un hombre famoso, su hijo John le rogó que escribiese algo sobre la crianza de los hijos, a lo que ella consintió con renuencia: “Ninguno puede seguir mi método, si no renuncia al mundo en el sentido más literal. Hay pocos, si es que los hay, que consagrarían cerca de veinte años del primor de su vida con la esperanza de salvar las almas de sus hijos”.
Ella comenzaba a entrenar a sus hijos tan luego ellos nacían, por un método de vida bastante riguroso. Desde el nacimiento ella comenzaba también a entrenar sus voluntades, haciéndoles entender que deberían obedecer a sus padres. Ellos eran enseñados, asimismo, a llorar despacio, y a beber y comer sólo lo que les era dado. Comer y beber entre las comidas no les era permitido, a no ser que estuviesen enfermos. A las seis de la tarde, apenas las oraciones familiares habían terminado, ellos cenaban. A las ocho se iban a la cama y debían dormir inmediatamente. “No era permitido en nuestra casa”, informa uno de sus hijos “sentarse cerca del hijo hasta que él dormía”. El gran ruido que muchos de nuestros hijos hacen era raramente oído en casa de los Wesley. Risas y juegos, en cambio, era los sonidos habituales.
Formando siervos de Dios
El bienestar espiritual de sus hijos interesaba mucho a Susana. Ella les inculcó un aprecio por las cosas del Espíritu y llevó adelante esta enseñanza hasta sus años de madurez. Incluso siendo mayor, su hijo John venía donde su piadosa madre en busca de consejo. No sólo para los metodistas, sino para todo el mundo, Susana Wesley dio una nueva libertad de fe, un nuevo brillo de religión práctica y una nueva intimidad con Dios.
No es de admirar que esta madre que tan frecuentemente oraba “dame gracia, oh Señor, para ser una cristiana verdadera”, produjese un gran cristiano como John Wesley. Ella oraba: “Ayúdame, Señor, a recordar que religión no es estar confinada en una iglesia o en un cuarto, ni es ejercitarse solamente en oración y meditación, sino que es estar siempre en tu presencia”.
En octubre de 1735, sus hijos John y Charles Wesley fueron a Estados Unidos como misioneros a los indios y a los colonizadores. Al despedirse de ella, John le expresó su preocupación en dejarla, siendo ella ya mayor. A lo que respondió: “Si tuviese veinte hijos, me alegraría que todos ellos fuesen ocupados así, aunque nunca más los volviese a ver”.
Cuando los metodistas alcanzaron pleno vigor, la vida de Susana llegó a su fin. Un domingo de julio de 1742, mientras John predicaba en Bristol, le fue avisado que su madre estaba enferma, y regresó aprisa. El viernes siguiente ella despertó de su sueño para exclamar: “Mi querido Salvador, ¡estás viniendo a socorrerme en los últimos momentos de mi vida!”.
Más tarde, cuando los hijos estaban alrededor de su lecho, ella dijo: “Hijos, tan luego yo haya sido trasladada, canten un salmo de alabanza a Dios”. Ella murió en el lugar donde la primera Capilla Metodista fue abierta y fue sepultada en el cementerio al lado opuesto donde treinta y cinco años más tarde su hijo John construyó su famosa capilla. Cierta vez, John dijo sobre aquel funeral: “Fue una de las reuniones más solemnes que yo vi, o espero ver, en este lado de la eternidad”.

Tomado de Revista Aguas Vivas · Nº 25 · Enero - Febrero 2004
Encuentra muy buenos artículos en la Revista Aguas Vivas