Qué bien se siente!


Ayer uno de mis hijos llegó feliz, nos enseñó sus cuatro buenas notas, eran 2o´s. Sin decir nada subió a su dormitorio y se cambió, al poco tiempo de haber comenzado a comer, me pidió que le sirviera más comida!!! estaba repitiendo!! que día!! Terminó de comer sin tener que escuchar mi voz decir: Ya va una hora apúrense!!! Un silencio total durante la tarde. Por ahí un pequeño encontrón con la más pequeña, pero no por culpa de ella. Así continuó la tarde, nos sentamos juntas a leer la Biblia, conversar y orar, fue bueno. Todo iba tan bien que al final todos terminamos acurrucaditos dentro de mi cama.

Pero que bien se siente cuando los chicos se portan bien!! hacen lo que deben hacer sin esperar que mamá o papá empiecen a refunfuñar. Me imagine por un momento que si sembramos y no desmayamos, si continuamos invirtiendo en la instrucción, en la enseñanza bíblica en nuestros hijos, veremos en algún momento el fruto y podremos descansar y decir que bien se siente! (aunque suene medio orgulloso) pero mejor será verlos haciendo lo correcto, tomando buenas decisiones y sirviendo a Dios. Cuantos padres ya estarán disfrutando el ver a sus hijos así, nosotros estamos empezando... hacia allá vamos.

Foto deWeiko by Creative Commons

1 comentario :

MAGALY dijo...

Esos son mis super sobrinos: Papo, Chacha y Nina... I love them all!!!!!... que crezcan así... bien portaditos. Good luck para todos los años que vienen por delante, también para todos los padres que pasarán por esa experiencia... sabiduría señores, SABIDURÍA!