Peruanos olvidados


Conozco estadísticas sobre mi país, he leído artículos, he visto reportajes sobre la niñez, la desnutrición,la pobreza, la realidad en la que ellos viven, etc. Pero creo que esto no es suficiente para conocer el Perú y su gente. Lo voy descubriendo cada vez que viajo al interior del país, esta vez fue Ayacucho, en la sierra peruana. El viaje dura 9 horas en bus desde Lima, luego debemos tomar una combi hacia Vilcashuamán o Pomacocha esto dura de 4 a 5 horas, dependiendo de los bultos que lleve la combi.

Los paisajes de la sierra peruana son hermosos, el cielo, las montañas, los animales, las pequeñas casitas. En medio de esa belleza vive gente muy bella y cálida, pero olvidada por muchos. Pude conocer la realidad al contactarme con gente, algunos cristianos y otros no. Gracias a Dios volveremos en Agosto para aportar al trabajo con niños y enseñar al respecto, es un gran reto pero estamos muy contentos de hacerlo.

Es increíble como podemos conocer tanto sobre la realidad de otras ciudades y países, podemos estar al tanto de las "grandes" enfermedades mundiales, de las crisis, de las estadísticas mundiales, pero no saber nada sobre nuestra propia gente, sobre nuestros hermanos.

Ayacucho sufrió mucho en la época del terrorismo, miles murieron, culpables e inocentes, y aún en sus cantos se siente el dolor y la tristeza. Ha llegado la modernidad, la luz, el agua, los teléfonos, los celulares, DVDs, pero hay otras cosas que no han cambiado. Ayacucho sigue siendo el tercer departamento con más pobreza en el país, la gente sigue trabajando solo para alimentarse, los niños siguen siendo dejados de lado, les encargan trabajos de adultos y la mitad de ellos no asiste al colegio, la desnutrición abunda, las madres cada vez tienen menos edad. Aún las iglesias están abandonadas, los pastores reciben muy poca ayuda y capacitación.

No creo que esté mal enviar misioneros fuera del Perú, pero creo que aquí nos necesitan más. Si el gobierno hace poco, casi nada y ha olvidado a nuestros hermanos del interior del país, la iglesia ¿hará lo mismo? ¿estará dispuesta a hacer algo más?

7 comentarios :

Isa dijo...

¡Precioso post Jenny! Es muy cierto. Si el gobierno hace poco o nada, ¿qué hace la iglesia?
¡Excelente! Muchas veces estamos al tanto de los de afuera -nada malo- pero debemos también mirar hacia dentro, hacia nuestros propios hermanos de raza, que a más que necesitan del sustento físico, también necesitan saciar su hambre espiritual.
Saludos linda peruana.

Jenny dijo...

Hola Isa!
Creo que esto es la realidad de nuestros pueblos, seguro es muy similar alla en Mexico. Es necesario salir y conocer la realidad quizas asi despertemos muchos, hay tanto que hacer!!! Que Dios nos ayude! Gracias por los saludos! un abrazote para ti!

GUSMAR SOSA dijo...

Siempre transmitiendonos sensibilidad!!!Es cierto, que las misiones no se conviertan en una sensación!Un abrazo.

Jenny dijo...

Dificil ser insensible en estos tiempos no? un abrazo Gusmar!

Brisa Nocturna. dijo...

Hola Jenny.

Que tremendo lo que cuentas.Esos son los "pequeñitos del Padre" olvidados hasta por la misma iglesia como dices. Una muestra más de lo mal enfocados que estamos. Quizá los olvidemos porque no dan ganancias? no generan publicidad?...Gracias a Dios por tu corazón de servir y que el Señor abra las puertas a todos esos peruanos en necesidad.

Un abrazo.

Jenny dijo...

Asi es Brisa, mal enfocados! y lo que mencionas es verdadero, aqui y seguro en muchos paises mas, ir alos pueblos alejadosno te dara reconocimiento, publicidad, menos aun ganancias. Gracias a Dios por estas puertas abiertas y por todos los de un gran corazon que participaran en Agosto!

Jenny dijo...

Asi es Brisa, mal enfocados! y lo que mencionas es verdadero, aqui y seguro en muchos paises mas, ir alos pueblos alejadosno te dara reconocimiento, publicidad, menos aun ganancias. Gracias a Dios por estas puertas abiertas y por todos los de un gran corazon que participaran en Agosto!