Un mundo, un sueño


Y más parece un sueño que realidad. La inauguración de las Olimpiadas en Beijing fue extraordinaria., fue espectacular. Mi hija disfrutaba las imágenes asombrada al igual que mi esposo y yo. Qué calidad, qué preparación, qué tremenda inversión. Todos decíamos wow!!!
Pero detrás de todo esto hay una realidad que no sólo se vive en la China, sino en casi todos nuestros países. Quizás no en el mismo grado que en la China, pero igual lo vivimos. Vivimos en un mundo de sueños, como el lema de estas Olimpiadas, China en esta inauguración, sólo mostró la cara bonita, la cara que todos los países quieren mostrar, ocultando lo verdadero, lo real. Que lindo sería que los sueños del mundo se hicieran realidad. Pero el único que puede hacerlos real, está siendo rechazado por las naciones.

Teng Biao, abogado de derechos humanos de Pekin y Hu Jia, activista de derechos humanos en Pekin, enviaron una carta abierta a la comunidad internacional, sobre la verdadera China, detrás de los Juegos Olimpicos:
"Cuando ustedes vengan a los Juegos Olímpicos en Pekín, verán rascacielos, amplias calles, estadios modernos y gente entusiasta. Verán algo que es verdad, pero no toda la verdad, igual que cuando se ve la punta de un iceberg. Puede que no sepan que las flores, sonrisas, la armonía y la prosperidad se han conseguido a base de injusticias, lágrimas, encarcelamientos, tortura y sangre. Les vamos a explicar la verdad sobre China. Creemos que, para cualquiera que desee evitar unas Olimpiadas vergonzosas, conocer la verdad es el primer paso".
En abril de 2007, el Ministerio de Seguridad Pública emitió un documento interno que reforzaba secretamente una investigación política que dio como resultado la prohibición de la participación en los Juegos Olímpicos a 43 tipos de personas de 11 categorías diferentes, incluyendo disidentes, defensores de los derechos humanos, trabajadores de los medios de comunicación y participantes religiosos.
El activista ciego Chen Guangcheng, ganador del Premio Ramón Magsaysay 2007 y al que la revista Time nombró en 2006 una de la 100 personas más influyentes que dan forma a nuestro mundo, sigue aún cumpliendo su sentencia de cuatro años y tres meses por exponer la verdad de los abortos forzados y las esterilizaciones. El gobierno no quiso darle sus libros en braille y la radio que le trajeron sus familiares y amigos a la prisión de Linyi en Shandong. Chen ha sido golpeado durante el cumplimiento de su sentencia.

Aún se reprime la libertad religiosa. En 2005, un sacerdote de Pekín, Cai Zhuohua, fue sentenciado a tres años de cárcel por imprimir biblias. Zhou Heng, pastor en Xinjiang, fue acusado de dirigir una “operación ilegal” por recibir docenas de cajas con biblias. Desde abril a junio de 2007, China expulsó a más de 100 sospechosos misioneros de EEUU, Corea del Sur, Canadá, Australia y otros países. Entre ellos había trabajadores humanitarios y profesores de idiomas que habían estado enseñando inglés en China durante 15 años.

China tiene la proporción de penas de muerte más elevada del mundo. Las estadísticas de las ejecuciones son tratadas como “secreto de estado.” Sin embargo, los expertos estiman que de 8000 a 10.000 personas son sentenciadas a muerte en China cada año, y entre ellos no hay solamente criminales y convictos financieros, sino que también hay ciudadanos totalmente inocentes... (Lee toda la carta)

Obviamente uno de los autores de esta carta esta preso.
Como diría la abuelita: Por fuera flores, por dentro temblores

4 comentarios :

Gusmar Sosa dijo...

Triste el sistema que predomina, disfrazar la realidad antes de cambiarla!!!!

Jenny dijo...

Cierto! y mientras China celebra, muchos de nuestros hermanos estan siendo torturados en las prisiones por predicar el evangelio

Isa dijo...

Mi Jenny preciosa, no sé porqué razón, mi compu no quiso abrir tu blog, así que esperé más y aquí estoy, en retroceso, ¡pero estoy!, y escuchaba por la radio aá en mi Veracruz, la triste realidad de China, es más, la reportera dijo que ir a las olimpiadas, era como ir a un Disneylandia ¡pero en China! porque en donde hicieron muchísimos de todos esos edificios, los que vivian ahí, fueron desalojados de la manera clásica china, y que incluso, muchos se suicidaron ¡triste realidad pero cierta!.
Gracias a Dios por todos los misioneros en China que hicieron su trabajo, incluso a cambio de su vida.
Besitos amiga.

Jenny dijo...

Casos hay miles Isa, yo me quede sorprendida por todo lo invertido en la inauguracion, pero mas sorprendida me quedo pro todas las noticias que llegan desde China.