Se fue Luis Seminario Gonzales

A Luis lo vi por última vez hace unos meses, su vida fue todo un milagro y un testimonio grandioso. Esta medianoche partió con el Señor, a Su presencia, su partida nos tomó de sorpresa y nos ha entristecido mucho. Gracias a Dios por su vida y testimonio, pueden ver el video de su testimonio dado en la Iglesia Nuevas Fuerzas de nuestro amigo el Ps. Agustín Ciccia o leerlo a continuación. Dios puede hacer cosas como estas y mayores!!













Luchito Seminario from Iglesia Nuevas Fuerzas on Vimeo.




Se podría decir que Luis tuvo todo lo que necesitaba materialmente, pero el matrimonio de sus padres tenía problemas.
Luis: Cuando mis padres se separan y mis 4 hermanos, yo y mi madre nos venimos a vivir a Lima es que cambia mi vida, como con mis hermanos hacíamos muchos problemas y mi madre no podía con nosotros y no estaba la autoridad paternal, es decir crecí sin un padre, pero si con una buena madre.
Omar: ¿En la escuela, eras un chico normal, todo bien?

Luis: Comencé en un colegio de sacerdotes, de ahí salí y pase a otros, donde tenia mas libertad y es en esa época que conocí la marihuana, en el colegio no había autoridad, era mas que todo pagar la mensualidad, no me dedique a estudiar, me gustaba mas practicar turf y estar con chicas y ahí comencé a fumar marihuana, pero poco tiempo.
Se encontró con las drogas, la marihuana primero y luego la cocaína.

Luis: Como vivía en una buena zona y yo andaba con chicos mayores que tenían coca y yo era un chico movido pase de la marihuana a la coca y como la coca me daba la facilidad de hablar, me empezó a gustar y cada día consumía mas…
Su carácter cambio y la violencia se hacia mas presente en su vida.

Luis: Al principio me daba por hablar y hablar, pero mientras mas consumía, empecé a tener alucinaciones y me daba por golpear o buscar pelea a cualquiera que estuviera cerca por nada, ósea ese enemigo comenzó a gobernar mi vida y ya no hablaba sino alucinaba.
Su adicción fue involucrando en situaciones peligrosas e ilegales. Una ocasión consumió demasiada droga que causo un alboroto en el vecindario, incluso atentando contra su propia vida pues con trozos de una botella se corto las muñecas y el cuello.
Omar: Nos encontramos en un lugar donde ocurrió un incidente con un arma de fuego en el cual estuvo involucrado, cuénteme ¿cómo paso?

Luis: Aquí yo acostumbraba a venir a pasar los fines de semana con una u otra amiga y una de esas veces que vine yo estaba en la habitación consumiendo droga y vino el dueño del hotel y quería entrar a la habitación y yo no lo deje, lo saque y al poco tiempo el regreso con un arma, un revolver y yo envés de esconderme me fui sobre el y al estar muy cerca el me disparo en la cabeza y caí ahí mismo.
Yo me quede en estado de coma… según mi madre unos 10 días, pero después desperté, me quede sin habla, no veía bien y perdí la audición del oído del lado por donde entro la bala, quede físicamente limitado.
El proyectil aunque no mato a Luis causo suficiente daño como para dejarlo incapacitado de hablar y ver normalmente.

Doctor: En año 1985 sufre una herida provocada proyectil de arma de fuego, se mantiene dentro de la cabeza por tres meses posteriormente es operado. Esto genero que el quedara bastante mal, al principio no podía ver ni escuchar y su lenguaje era limitado.
Luis: Pasaron 2 años en lo que no podía comunicarme, no podía leer, no podía hablar ni escuchar, no entendía nada.
Al no tener fuerzas para seguir adelante su vida estaba totalmente destruida.

Luis: Al frente de mi casa abrieron una iglesia y mi madre empezó a ir y recibió a Cristo. Fue ella la que me invito a ir, pero yo me demore mucho en ir, hasta que cuando fui. Con mis limitaciones, pero escuchaba La Palabra y comenzó a cambiar mi vida.
Madre: Hacia esfuerzos sobrenaturales para tratar de dar un canto o un aleluya, por que como no escuchaba ni hablaba bien y la gente a veces se asustaba un poco, por que gritaba diríamos
Luis: En ese tiempo ya iba a la iglesia y de ahí a mi cuarto, hasta que un día llego la policía a mí casa y entraron a rebuscar y como no encontraron nada me sembraron droga y me llevaron preso al penal de Lurigancho y ahí al entrar me arrodille ante el Señor y le dije recién entiendo Señor, le hable con el corazón y llego el cambio…
Omar: ¿Qué fue lo que le dijiste al Señor?

Luis: Señor te pido perdón en general por todo lo que he hecho y sobre todo por la paciencia que has tenido conmigo después de conocerte, haya estado jugando con tigo… estaba de rodillas llorando y ahí fue cuando empecé a sentirme libre, por que no es solamente dejar la droga, es cambiar tu naturaleza, cuando lo dejas entran en tu vida y al poco tiempo salí de la cárcel con otra visión con otra mente.
Madre: Después que paso lo que acaba de y regreso a casa vino de rodillas y me aseguro que nunca mas lo vería en problemas por que ahora si estaría en los caminos del
Señor.
Entonces Luis encontró la paz que buscaba y el verdadero cambio en su vida.

Luis: Desde el momento que acepte a Cristo y él entro en mi, no he tenido ganas de probar drogas, ni si quiera cuando la veo o la huelo, el Señor me da fuerzas llevo al Señor dentro 10 años y nunca mas he vuelto a usar droga.
Ahora Luis comparte lo que Dios hizo por él con otros que se encuentran pasando lo que él vivió, llevando el mensaje de salvación en Cristo.
Omar: ¿Qué tan agradecido estas con Dios por que hizo por ti?

Luis: Solo me queda agradecer y mi vida es para el Señor y el no deja cada día de darme o sustentarme. Y es bueno ver a tanta gente que a cambiado por que el Señor ha tocado sus vidas y el Señor me a usado a mi, yo soy una vasija de Él y me usa para llegar a tanta gente con su Palabra…

3 comentarios :

Isa dijo...

Al leer esta historia, me hace recordar también cuando el Señor me salvó. No todos tenemos la misma historia, algunas son más "terribles" ante los ojos de los hombres, y otras, pareceremos muy "buenas gentes", pero el pecado es pecado ante Dios, y Él desea que vayamos a los pies de Cristo para ser limpiados por él.
Gracias Jenny por escribirla, porque además, en lo personal, a mi me hace reflexionar a aprovechar bien el tiempo que el Señor me concede todavía.
Un fuerte abrazo fraterno.

Jo3 dijo...

Bonita historia DIOS BENDIGA A CADA UNO DE USTEDES.

pues visiten mi blog http://www.relatosdefe.blogspot.com/

Jenny dijo...

Debemos valorar el tiempo que el Señor nos da muchas veces mal usado. El testimonio de Luis seguirá ministrando mucha gente. EL ya disfruta con el Señor! Gracias por sus visitas