Un regalo en Navidad

































Hoy mi hijo aprendió a montar bicicleta sin ayuda de ruedas, pero si con la ayuda de mi esposo. Mientras él manejaba, su papá lo ayudaba y guiaba. Por momentos tenía temor, pero su papá le daba ánimo Después de manejar con ayuda y mientras mi esposo corria tras el de aquí para allá bajo el sol, por fin pudo hacerlo solo.


Manejando con una sonrisa de oreja a oreja mostraba su emoción, y nosotros nos alegramos junto a él. Esos momentos especiales son los mejores regalos que pueden recibir nuestros hijos y las personas que amamos. Nunca se olvidan, no se rompen, no se echan a la basura al pasar los años, sino siempre quedaran guardados en un lugar especial. Al elegir que regalar, pensamos muchas veces en presentes costosos, los de moda, o grandes, o los de última generación.


Pero si tú quieres sacar una sonrisa, recibir un cariño especial, ver una cara sorprendida o que te encanten con un beso, regala tu tiempo, regala un abrazo, regala un paseo por el parque, regala un te amo, regala aquello que haz dejado de hacer o decir por falta de tiempo. Esos aparentes pequeños regalos, serán los más grandes que hayan recibido aquellos a quienes amas. Un abrazo a todos y Feliz Navidad!

3 comentarios :

Rafa dijo...

Excelente !!!!

Juguetes que termina en un rincón de la casa, abrazos, que se llevan en el corazón.
Feliz Navidad,,,,

Rafa y Noelia...Houston Tx.

Rafa dijo...

Una noche con el Rey

¿Que es lo que cambia de simple establo a un gran palacio?

No es una alfombra roja. Ni tampoco lo amarillento del trono. Mucho menos la abundancia de comida en la mesa. Lo que cambia de un simple establo a un gran palacio, es la llegada del Rey.

Que disfruten esta noche la presencia del Rey.

Rafa y Noelia Resendiz.

Jenny dijo...

Gracias Rafa y Noelia por su visita y comentarios! Un abrazo grande!